Viveza “blue”: las “cuevas” aplican un recargo por cambiar dólares de versiones más antiguas

El mercado paralelo aplica rebajas de hasta $7. La Reserva Federal de Estados Unidos aclaró que todos los modelos son igualmente válidos.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2020/01/14/viveza-blue-las-cuevas-aplican-un-recargo-por-cambiar-dolares-de-versiones-mas-antiguas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T07:49:41-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T07:54:55-03:00">enero 14, 2020</time></a>

El cepo reavivó la actividad de las “cuevas” y los “arbolitos”, ya que absorben la demanda de quienes buscan evitar los controles. El circuito informal le saca otra ventaja al oficial y es que ofrece una cotización más económica. En este contexto, el mercado paralelo ha encontrado un nuevo negocio, que consiste en cobrar un recargo por cambiar billetes estadounidenses de series más antiguas, conocidos en la jerga cambiaria como de “cabeza chica”.

Los controles cambiarios y la implementación del recargo de 30 % para la compra de divisas llevaron a muchos argentinos a volcarse por el dólar blue. Su incursión en el mundo cambiario under les permitió descubrir que no todos los dólares valen lo mismo. A las denominaciones más antiguas, se les aplica un recorte de entre 5 % y 7 %, lo que se traduce en una quita que ronda entre los $3 y los $7. Como consecuencia de ello, se recibe cada billete a un valor en torno a $66 a $68, según el caso.

La rebaja no tiene justificación, ya que se consideran legalmente válidas todas las emisiones. “Se advierte a los consumidores de todo el mundo que no es necesario cambiar los billetes de USD 100 del diseño anterior por los nuevos. Es la política del Gobierno de los Estados Unidos que todos los diseños de la moneda de los EEUU sigan siendo moneda de curso legal, independientemente del momento de su emisión”, anunció en 2013 la Reserva Federal, el equivalente al Banco Central de Estados Unidos.

Para saber si un billete de USD 100 es viejo o nuevo, se debe analizar la atención en la figura de Benjamin Franklin. En las versiones antiguas, la cabeza del prócer estadounidense está enmarcada en un óvalo, de allí que en la jerga cambiaria se conozca a estos billetes como “cabeza chica”. Este modelo es rechazado por los operadores mayoristas porque los ahorristas que planean atesorar grandes cantidades de dinero o tener su plata inmovilizada por un largo plazo prefieren los billetes nuevos.

La versión más reciente del dólar es la que tiene una banda azul que lo atraviesa. Esta última consiste en una medida de seguridad adicional con la que se busca evitar las falsificaciones. En este caso, la cara de Franklin aparece en primer plano, sin el óvalo. Es por esto que esta alternativa se conoce como “cabeza grande”, por la cual se paga $71,50 en el mercado paralelo.

Fuente: NA.

Cabe destacar que, a pesar del descuento, los $68 que pagan el “arbolito” y las “cuevas” siguen superando los $58 que se abona en el circuito oficial. Es por esto que los ahorristas prefieren vender sus dólares en el mercado informal y recurrir a las entidades bancarias solo para depositar sus divisas. Quienes tienen caja de ahorro en dólares pueden depositar allí sus billetes “cabeza chica” sin inconvenientes, ya que los bancos están obligados a aceptarlos. Días después pueden volver a retirarlos; en la mayoría de los casos, se entregan denominaciones nuevas.