“Ya tendrían abrochado el acuerdo con el FMI”

Fuente: Ministerio de Economía de la Nación.

Lo aseguró Osvaldo Granados.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2020/02/07/ya-tendrian-abrochado-el-acuerdo-con-el-fmi/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-07T13:47:46-03:00">febrero 7, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-07T13:52:46-03:00">febrero 7, 2020</time></a>

El economista Osvaldo Granados aseguró que el ministro de Economía, Martín Guzmán, habría llegado a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El pasado miércoles, el ministro tuvo una reunión con la Directora Gerente del organismo internacional, Kristalina Georgieva, en la ciudad de Roma, Italia. En una posteo en Twitter, Guzmán se refirió al encuentro.

“Voy a dar una primicia”, indicó Granados en Radio 10. “No lo dicen, pero cuando [Alberto Fernández] estuvo en Italia, especialmente en Roma, habría abrochado el acuerdo con el FMI“, expresó el economista ante la sorpresa del conductor, Adrián Salonia, y de los periodistas que acompañan en la mesa. Eso sí, Osvaldo Granados señaló que el acuerdo no se acordó “con los bonistas privados”.

El pasado miércoles, Guzmán participó del seminario Nuevas Formas de Solidaridad, organizado por la Pontificia Academia de Ciencias Sociales en el Vaticano. En su exposición, el funcionario afirmó que, “cuando los deudores toman préstamos, pagan en muchos casos una prima”. “Lo que la prima dice es que si las cosas salen mal, hay una protección para los acreedores cuando las cosas salen mal”, planteó.

Posteriormente, el ministro de Economía mantuvo un encuentro con “muy constructivo” con la directora del FMI. Según el funcionario nacional se intercambió “opiniones sobre el programa económico en marcha, distinguiendo entre medidas para lidiar con la situación actual de emergencia económica y aquellas para solucionar problemas estructurales de la economía”.

El papa Francisco, por su parte, expresó que no se puede “pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables”. “Es ciertamente justo el principio de que las deudas deben ser pagadas. No es lícito, en cambio, exigir o pretender su pago cuando éste vendría a imponer de hecho opciones políticas tales que llevaran al hambre y a la desesperación a poblaciones enteras”, señaló el Sumo Pontífice.