CAME le pidió al Gobierno una convocatoria a pymes para un "rescate financiero"

Desde la entidad insistieron en la necesidad de que el Gobierno cubra el 100% de los salarios.

Luego de la reunión llevada a cabo ayer en Olivos entre empresarios y sindicatos por la renegociación de la deuda, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), pidieron que el Gobierno convoque a las PyMES para diseñar un rescate financiero. “La situación es desesperante y en junio se nos viene el aguinaldo”, señaló el presidente de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán.

En este sentido, desde la entidad insistieron en la necesidad de que el Gobierno cubra el 100% de los salarios. Además, reclamaron por las precalificaciones que realizan los bancos para negarse a entregar los créditos al 24% de tasa diferencial. Así, la CAME le envió una nueva misiva al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, con propuestas para amortiguar el impacto económico en medio de la cuarentena.

Desde CAME, se insiste en el beneficio al 100 % del salario neto para aquellas empresas de hasta 40 trabajadores. Esta medida alcanzaría al 30,3% del empleo con una masa salarial neta de $70.701 millones. “Estimamos llegar a cerca de 2,4 millones  de personas, garantizando así la continuidad de sus puestos de trabajo. Y también del sostenimiento del consumo, que genera un engranaje productivo beneficioso para no parar la economía”, señaló el presidente de la entidad.

Asimismo, destacó la decisión de muchas provincias y municipios de abrir la actividad cumpliendo con los protocolos sanitarios. “Debemos salir de forma progresiva y ordenada esta cuarentena. La caída de las ventas minoristas nos lleva al colapso, y arrastra a todo el entramado productivo. Hay muchos puestos de trabajo en riesgo y una pyme que se funde no vuelve a resurgir”, explicó.

De este modo, la Confederación remarcó la importancia de la continuidad de la cadena de pagos. Previendo que nuevamente gran cantidad de cheques no podrán ser cubiertos, sumado también a los que ya han sido rechazados. También se sumarán impuestos atrasados, deuda bancaria que está suspendida, atrasos con alquileres y proveedores. En este sentido, Díaz Beltrán dijo que necesitan “más que un crédito un rescate financiero”.

Compartir en: