Crisis petrolera: Vaca Muerta cerró abril sin fracturas

La formación geológica sufre las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

Las petroleras que operan en Vaca Muerta cerraron abril con una marca inédita de cero etapas de fractura, según un informe de NCS Multistage. Este indicador refleja la caída de la demanda que se produjo tanto a nivel local como internacional por la pandemia de coronavirus. De acuerdo con un estudio del Partido Obrero (PO), el consumo de combustible se contrajo 80% en el país como consecuencia de la cuarentena. A ello se suma el crash petrolero de mediados de abril, cuando se desplomaron los precios de los barriles de crudo.

La técnica de fractura o fracking se utiliza para estimular los pozos de recursos de petróleo y gas no convencionales, tales como el del mencionado yacimiento. Este mecanismo se basa en realizar perforaciones mediante la inyección a presión de un fluido compuesto por agua, arena (99,5% entre ambos elementos) y aditivos químicos. Según informó el PO, en marzo “una dotación de trabajadores batió todos los récords al realizar, en 24 horas, 13 etapas”.

La pandemia de coronavirus llevó al sector petrolero a enfrentarse a una sobreoferta, provocada por la abrupta caída de la demanda. Esto ha llevado, por un lado, a reducir sensiblemente los niveles de explotación de los pozos. Por el otro, a bajar el precio del crudo para evitar colapsar el sistema de almacenamiento. Este martes, el barril de la variedad WTI se ofrece a 24,67 dólares (+8,96%) y el de Brent, a 29,32 dólares (+7,79%).

Ya desde comienzos del tercer mes del año podía preverse el derrumbe de la industria hidrocarburífera. Hasta el 20 de marzo, día en el que comenzó el aislamiento obligatorio, las petroleras y sus compañías de servicios concretaron 430 etapas de fractura. En febrero habían concretado 401 etapas. Ambos números se contrastan con las 6425 etapas que Vaca Muerta obtuvo en 2019 y que se convirtieron en su nivel histórico más alto.

Impacto laboral

El desplome de la actividad de las petroleras tiene efectos en los recursos humanos de las compañías. Al respecto, el diputado del Frente de Izquierda (FIT) Andrés Blanco reveló que ha recibido denuncias de trabajadores “que han cobrado sus sueldos con enormes descuentos o han sido desvinculados”. En muchas ocasiones, esto se ha dado “sin previo aviso”, indicó en una entrevista para La Izquierda Diario.

El antecedente de esta situación se remonta al último semestre de 2019, cuando “se bajaron de los yacimientos el 40% de las torres de perforación de la cuenca neuquina”, explicó el PO. El espacio político también señaló que “a partir de octubre se produjo un amesetamiento de la producción no convencional”. Ambas situaciones, según el partido, llevaron al secretario general del Sindicato de Petroleros privados, Guillermo Pereyra, a considerar que sobraban 3000 obreros en los pozos neuquinos.

Compartir en: