Momento bisagra: un dato clave e histórico a favor de las criptomonedas

Uno de los bancos más importantes de la historia se sube a la ola

Desde que irrumpieron en el mundo cambiario, financiero y económico, las criptomonedas quedaron atrapadas en el debate sobre si merecen ser tenidas en cuenta o no como unidad de valor de cara al mundo que viene. Con gran cantidad de detractores y defensores, el bitcoin fue el primero en aparecer dando lugar al resto. Pero ahora se suma un factor determinante: el banco más antiguo del mundo se sube a la ola.

Por primera vez en su historia, el JP Morgan aceptó abrir cuentas bancarias a los dos exchanges de criptomonedas más grande de los Estados Unidos: Coinbase y Gemini. Con 220 años de historia, la institución bancaria que ostenta más de 250 mil empleados en todo el planeta, pone un pie (grande) en el ecosistema cripto estadounidense. No es un dato menor, es un respaldo sin procedentes a una moneda muy discutida.

De hecho, desde 2009 en que nació el Bitcoin, el mayor inconvenientes de las exchanges de criptomonedas fue que fueran aceptadas por las grandes firmas bancarias del mundo. Este presente es totalmente antagónico con otros tiempos donde desde JP Morgan calificaron como un fraude a las bitcoin. Sin embargo, con el paso del tiempo, el crecimiento gradual y sostenido de esta moneda fue más fuerte.

Regulación

El año pasado, Benoît Coeure, integrante del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), defendió la necesidad de establecer una regulación global sobre las criptomonedas y por eso postuló un enfoque regulatorio único a lo largo y ancho de la Unión Europea. El dirigente del BCE enfatizó que existe “un riesgo alto” de que haya inconsistencias entre las regulaciones de diferentes jurisdicciones “más allá de Europa”, de acuerdo con lo que dio a conocer la agencia EFE.

“El G7 publicará un informe sobre la materia a principios de octubre y, más allá del enfoque global, es necesaria una regulación única en la Unión Europea”, agregó Coeure. Hasta la fecha, esto no prosperó. La diferencia entre las divisas de cada país y la criptomoneda es que ésta no depende de la política, no tiene regulación y su volatilidad puede estar mucho más garantizada al no intervenir los estados.

Compartir en: