El FMI celebró la voluntad del Gobierno y los acreedores de lograr un acuerdo

El Fondo Monetario Internacional se mostró optimista por la aproximación entre Argentina y sus bonistas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró hoy estar “alentado por la voluntad” del Gobierno y sus acreedores de lograr un acuerdo con respecto a la deuda externa. El organismo se mostró en confiado en que se podrá “abrir un sendero sostenible para la economía argentina en el futuro”. Así lo expresó el vocero de la entidad financiera, Gerry Rice, en una conferencia de prensa que ofreció en Washington.

El portavoz comunicó en la rueda periodística de hoy la opinión del FMI con respecto al avance que lograron el Ejecutivo y los bonistas. Al respecto, el dirigente indicó que en el Fondo están “alentados por la voluntad de ambas partes de seguir intercambiando posiciones para llegar a un acuerdo”. Sin embargo, aclaró que la institución no tiene intenciones de “especular sobre el resultado de las negociaciones”. Asimismo, reiteró que se trata de un tema bilateral y que, “por tradición”, el organismo no participa.

Por otra parte, Rice aseguró que la entidad mantiene “un diálogo activo y constructivo” con la administración de Alberto Fernández. Sin embargo, aún no han “iniciado discusiones sobre un programa apoyado por el FMI”. En esta línea, comentó que no se ha definido “un calendario sobre los próximos pasos” a seguir con respecto el programa que el país ya tiene con la organización. Se trata del crédito stand by por 50.000 millones de dólares que se solicitó a 36 meses en junio de 2018.

El vocero también se expresó sobre la asistencia que el FMI puede brindarles a los países en el marco de la pandemia de coronavirus. “Hace dos semanas, anunciamos que habíamos aprobado financiamiento de emergencia para 50 naciones, de 102 que expresaron su interés. Hoy esa cifra es cercana a 59. Y el board está avanzando a un ritmo récord en la aprobación de estos préstamos“, detalló.

El portavoz explicó que los instrumentos que ofrece el Fondo “permiten atender la demanda de más de 100.000 millones de dólares en lo que hace a financiamiento de emergencia”. “Estos instrumentos le permiten al FMI brindar préstamos de emergencia sin que exista un programa del país con el organismo. Por lo tanto, no supone ninguna condicionalidad o revisión, se puede desembolsar rápidamente y desplegar donde más se necesita. Eso significa apoyar a los países para que puedan proteger a los sectores más vulnerables”, subrayó.

Compartir en: