Default selectivo: ¿qué hay detrás del nuevo plazo de negociación de la deuda externa?

El Gobierno dio prorrogó las conversaciones con los bonistas hasta el 2 de junio.

Este viernes 22 de mayo vencía el plazo que había fijado el Gobierno nacional para la negociación con los acreedores de la deuda externa. Sin embargo, el Ejecutivo resolvió extender el plazo hasta el 2 de junio para continuar avanzando en el diálogo. Con esta nueva prórraga, la Argentina cae en un default selectivo, ya no se cubrirán hoy los vencimientos pendientes por 503 millones de dólares.

El Ministerio de Economía de la Nación informó su decisión ayer por medio de un comunicado oficial. En el texto, la cartera que conduce Martín Guzmán aclaró que esta fecha podría extenderse por un periodo adicional. Asimismo, contempló la posibilidad de que se logre un acuerdo con los tenedores de bonos antes de ese día. Previo a esta prórroga, el funcionario había considerado que el deadline que se había fijado para hoy era “anecdótico”.

La nueva prórroga implica que la Argentina no cumplirá hoy con el pago del vencimiento de 503 millones de dólares de los intereses de tres bonos globales. Esto supone que, técnicamente, el país caerá en cesación de pagos, aspecto que no fue mencionado en el comunicado del Palacio de Hacienda. No obstante, el presidente Alberto Fernández sí hizo referencia a esta situación en su visita de ayer a Santiago del Estero. “Sí, estamos en default desde hace meses. Desde antes de diciembre que estamos en default, solo que no lo escriben, lo ocultan“, criticó.

La postura de los bonistas

El Ministerio de Economía anunció ayer que “continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero”. Aseguró que “se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores”. Durante esta semana, Guzmán estudió las tres contraofertas que le acercaron los acreedores. Basándose en ellas, el ministro cambiaría la propuesta oficial antes de fin de mes

Previo a que se conociera la prórroga, Hans Humes, miembro del fondo Greylock, había advertido que no se llegaría a un acuerdo antes de este viernes. Sin embargo, expresó que “hay un deseo de resolver las negociaciones”. Sus declaraciones evidencian que la decisión de no cancelar el vencimiento había sido consensuada con los bonistas. “Un incumplimiento de la Argentina podría ser sanado pronto”, expuso.

Compartir en: