Los 3 consejos (reales) para encontrar el trabajo de tus sueños

Antes hay que recordar que, si hacés lo que te gusta, nunca vas a "trabajar".
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/05/02/los-3-consejos-reales-para-encontrar-el-trabajo-de-tus-suenos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-02T11:52:25-03:00">mayo 2, 2019</time></a>

Una de las frases más famosas pero que muy pocas personas logran cumplir o perseguir durante su vida es la siguiente: “Si hacés lo que te apasiona, nunca más tendrás que trabajar”. No es muy difícil de entender ni descifrar. Simplemente se basa en dedicarse a lo que uno quiere, ama o lo apasiona porque, al lograrlo, básicamente cambia el sentido de la vida. Literalmente.

Sin embargo, son miles de millones de personas en todo el mundo que trabajan todos los días en algo que no les agrada, pero la realidad económica los obliga a hacerlo, ya sea por subsistencia propia o por la familia. Así, muchos deben vivir a lo largo de su vida realizando día a día lo que no quieren y soñando todas las noches con lo que realmente quisieran. Pero no todo está perdido, porque existen 3 pasos para intentar alcanzar la tan deseada meta.

Los 3 consejos:

Búsqueda y elección: muchas son las empresas que crecen vertiginosamente y es allí donde se abren oportunidades en varios sectores. Por eso hay que pensar en las empresas y en dónde te gustaría trabajar dentro de sus estructuras. Si bien no es fácil, no es imposible. Sólo hay que perseguirlo hasta lograrlo. Una vez dentro estarás haciendo lo que te gusta y con muchas posibilidades de crecer aún más, en todo sentido.

Honestidad: siempre hay que tener en claro cuáles son tus fortalezas y debilidades, y en base a eso buscar una actividad donde puedas desarrollarlas, porque si hay algo claro y probado es que una vez reconocidas las habilidades propias, la búsqueda es más sencilla.

Capacitación: todo lo que sea formación en lo que amás es muy importante porque ayudará no sólo en tus capacidades intelectuales sino en el área en el que buscás desarrollarte. Y quien adquiere más conocimientos siempre tendrá un valor agregado por sobre el resto.

Y otra cosa más allá de los tres preceptos que hay que perseguir siempre: los tres consejos no sólo pueden ser aplicados a uno mismo o para buscar una empresa donde trabajar. También en la gestión de uno mismo, es decir, la autogestión. Si lo que uno ama como profesión, sea lo que sea, lo quiere llevar al plano de la monetización y que sea su trabajo de por vida, eso es perfectamente lograble y hasta más sencillo que hacer carrera en una compañía.

¿Por qué? Porque depende de uno mismo. Si la pasión de uno es la danza, la pesca, los números, el oficio, las manualidades o las millones variables que existen en este mundo, de esa que te apasione debés hacer tu forma de vida. Habrá que formarse, educarse, informarse, buscar oportunidades, colegas y asesoramiento. Cumpliendo todo esto, ahí entenderás que no trabajarás un sólo día del resto de tu vida.