Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Viviana Canosa

ESPECTÁCULO

«El resentimiento atrasa»: Analía Franchín defendió a Vero Lozano de los dichos de Viviana Canosa

La panelista apuntó sin pelos en la lengua contra la conductora.

<

Más filosa que nunca. Así se encuentra Viviana Canosa durante los últimos días ya que en sus polémicas editoriales, discurso que realiza durante el inicio del programa que conduce todas las noches por la pantalla de A24, «atiende» a diferentes celebridades del medio argentino. Luego de apuntar contra Vero Lozano y su viaje a Aspen, Analía Franchín le respondió sin pelos en la lengua.

«Hay gente que viaja por el mundo… y nunca le falta el mate. Viste que se hacen los populares. Miren, ¿saben a dónde me fui yo de vacaciones? A una casa que queda en la provincia de Buenos Aires. No soy una conductora que esquía en Aspen«, había dicho la conductora haciendo referencia a Vero Lozano, que se accidentó en sus vacaciones.

Es por eso que Analía Franchín, íntima amiga de la conductora que además se encontraba con ella en el momento del accidente, citó la frase de Viviana Canosa y escribió una contundente frase en su contra. «El resentimiento atrasa y hace daño», escribió la ex pareja de Guillermo Coppola y actual panelista del programa de Flor Peña.

Analía Franchín dio más detalles sobre el accidente de Vero Lozano

«La realidad es que cuando volvimos a hablar después de que la vi caer, esa misma noche, le dije si ella tenía conciencia real de lo que había pasado, de cómo había sido. Me dijo que sí, que ella repasaba en cámara lenta lo que le había tocado vivir. Me dijo que cuando cayó pensó que se había quedado paralítica», confesó Franchín, en diálogo con «Intrusos».

Respecto al momento en el que Vero se dio cuenta que no había quedado bien sentada en la silla, explicó que «en ese momento la instructora le dijo que se tire, porque estaba ahí del piso. Pero la silla avanzó». Además, reveló que Vero Lozano fue consiente en todo momento de lo que estaba sucediendo, que ella la estaba sosteniendo fuertemente y de que un empleado estaba llegando con una colchoneta pero que no aguantó más. «Ella lo ha contado al aire. Pensó: ´Acá me caigo, quedo paralítica, me mato´. Realmente no tenía más fuerza», relató.