Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ana Rosenfeld

ESPECTÁCULO

«Hay un vacío muy grande»: la angustia de Ana Rosenfeld al recordar a su marido

La panelista de ‘LAM’ se sinceró al aire.

<

Un momento realmente angustiante. Eso fue lo que se vivió ayer en ‘LAM‘, cuando Ángel de Brito se tomó un momento en el programa para compartir unos mensajes que enviaron las hijas de Ana Rosenfeld. A cinco meses de haber perdido a su marido, la abogada decidió recordarlo al aire. Sin dudarlo, compartió la angustia que vive todos los días.

Durante la emisión de ayer de ‘LAM’, Ángel de Brito sorprendió a Ana Rosenfeld, al compartir unos mensajes que enviaron sus hijas. Entre lágrimas, la abogada recordó a su esposo, que falleció hace cinco meses: «Mi amor, yo no puedo creer que él no esté más, está tan fresco en mi memoria». Entonces, Ángel contó que Ana le había comentado que «si Marcelo estuviese vivo no podría trabajar porque él quería que esté en casa a esta hora».

Sin dudarlo, Ana Rosenfeld afirmó que es cierto. Pero, luego confesó: «Me hace bien, porque llego tarde a casa, y cuando llego siento que hay un vacío muy grande. Así que llego a las 10.30 de la noche, y hasta que me quedo dormida, miro la almohada, miro la cama, veo las fotos. No puedo creer que mi amorcito no esté, miren lo que es. Éramos una pareja maravillosa».

A lo que, el conductor de ‘LAM’ recordó que Mirtha dijo que «lo peor de la viudez es entrar a tu casa y estar sola». Rápidamente, la angelita expresó: «Estar sola es lo peor que me puede pasar, pero mis hijas son divinas, mis nietos son maravillosos. Pero no puedo creer, miro su alma, su presencia, lo miro, lo veo, lo siento». Al ver el segundo mensaje de sus hijas, Ana afirmó que «son mi sostén, son mi apoyo. Son todo lo que me puede hacer sentir bien en este momento».

Frente a la pregunta de Yanina Latorre, sobre si habían hablado sobre cómo seguirían si uno de los dos fallecía. «Él siempre me decía que, si yo me iba, no podía volver a la vida. En cambio, él siempre decía que si el que se iba era él, yo iba a tener una vida después. Él no se imaginaba solo, teníamos una relación tan… estábamos pegoteados directamente. Seguir la vida sin Marcelo, para mí es muy difícil».