F1: a 25 años sin uno de los pilotos más grandes de la historia

Fangio o Schumacher son apenas algunos de los símbolos de la Fórmula 1 en todo el mundo durante toda la historia de este deporte. Pero si a alguien se lo extraña en el planeta de las carreras, ese es el astro del automovilismo Ayrton Senna, quien murió el 1 de mayo de 1994 en plena carrera y en vivo y en directo. Desde ese trágico día, hubo un extenso juicio, cambios y ajustes en las medidas de seguridad e infinidad de homenajes, como el que llegará ahora: el ‘Senna Day’, un multitudinario festival en el circuito de Interlagos.

El 1 de mayo de 1994 debía disputarse el ‘Gran Premio de San Marino‘ en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari, con un antecedente por demás alarmante, ya que tan sólo un día antes, durante las pruebas clasificatorias, había muerto el piloto austríaco Roland Ratzenberger tras impactar contra el muro de contención.

Pese a la gravedad del hecho, las autoridades decidieron no suspender la carrera y en un acto increíble del destino, fue el propio piloto brasileño y tricampeón mundial Ayrton Senna quien se guardó una bandera de Austria dentro del habitáculo de su monoplaza ‘FW16’ del equipo Williams-Renault para desplegarla al final de la carrera, en forma de homenaje a su colega fallecido.

Sin embargo, esto nunca pasó, porque ya en plena carrera, cuando el brasileño llegó a la curva denominada ‘Tamburello’, Senna perdió el control del vehículo, no pudo doblar y terminó estrellándose de lleno contra el muro de concreto al costado de la pista. El mismo accidente, la misma tragedia del día anterior, pero ahora con el piloto brasileño que fue atendido en el lugar pero dado el impacto a tan alta velocidad enterró toda chance de esperanza: las fracturas en el cráneo se lo llevaron para siempre.

Ante la conmoción mundial, la muerte de Senna hizo que el Gobierno de Brasil decretara tres días de luto y se produjo un multitudinario sepelio que congregó a más de 1 millón de personas. Su caso, como el de Ratzenberger la jornada anterior, modificaron la concepción de seguridad en la Fórmula 1 incrementando todas las medidas de seguridad en los vehículos. Y al mismo tiempo se libró un juicio que se extendió hasta 2007, cuando se determinó que una rotura en la columna de dirección había sido la causa del siniestro mortal.

Para la justicia, el exdirector técnico de la compañía, Patrick Head, fue acusado de responsable de haber omitido los controles sobre las modificaciones “mal ejecutadas” en la cabina del vehículo de Senna. Pese a ello, Head no cumplió condena en prisión porque el delito ya había prescrito en el año 2001.

La muerte de Senna lo convirtió en una leyenda para los amantes de la Fórmula 1 en el mundo y para toda la sociedad brasileña, sin poner en tela de juicio su calidad como conductor que lo ubican a la altura de Fangio o el también accidentado Michael Schumacher. Además, la “S de Senna” quedó establecida como una de las curvas del autódromo de Interlagos, tradicional sede del Gran Premio de Brasil de la Fórmula 1.

Luego, en noviembre de 1994, la hermana del piloto creó en Brasil el Instituto Ayrton Senna, con el objetivo de trabajar en programas educativos para niños y jóvenes brasileños. Su paso por esta actividad dejó un legado de tres películas documentales: ‘Una estrella llamada Ayrton Senna’ en 1998, ‘Ayrton Senna: el derecho a ganar’ en 2004 y ‘Senna’ en 2010. Su vida también inspiró otros tantos libros entre 1987 y 1993.

Hoy, en el marco de los 25 años de su muerte, el circuito de Interlagos es sede del ‘Senna Day’, un festival con actividades musicales y deportivas en homenaje al astro brasileño del automovilismo que nunca nadie jamás podrá olvidar.

<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/05/01/f1-a-25-anos-sin-uno-de-los-pilotos-mas-grandes-de-la-historia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-01T07:30:18-03:00">mayo 1, 2019</time></a>