“El Mundial es mi última oportunidad de clasificarme a Tokio”

Molinari destacó la importancia del certamen que se desarrollará en Stuttgart, donde buscará meterse en los Juegos Olímpicos.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/08/11/el-mundial-es-mi-ultima-oportunidad-de-clasificarme-a-tokio/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-11T12:30:14-03:00">agosto 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-11T14:20:37-03:00">agosto 11, 2019</time></a>

Federico Molinari hizo historia en Lima. El gimnasta conquistó la medalla de bronce en anillas y cortó una larga racha de 20 años sin que la gimnasia argentina consiga preseas en este deporte. Sin embargo, este suceso trascendental en su carrera no le garantiza su presencia en Tokio 2020, pues se la deberá ganar en el Mundial de Stuttgart que comenzará a mediados de octubre.

El gimnasta argentino destacó la importancia que tendrá este torneo en Alemania. “Es la última chance para clasificarme a Tokio 2020 y hay que estar en la final, entre los ocho primeros. Es muy complejo realmente, pero tengo claro que los imposibles no existen y lo voy a intentar otra vez. Como hice en Lima y como vengo haciendo desde que compito”, afirmó.

De todas maneras, Molinari destacó la importancia de su conquista en Perú. “Más que nada por mi edad, porque era mi quinto Panamericano y porque la gimnasia argentina no ganaba una medalla desde 1999. Todo esto te marca la dificultad que tenía”, destacó quien finalizó sexto en la final de las anillas en los Juegos Olímpicos de Londres.

“Era impensada la medalla. Hasta yo sabía que no sería fácil”, añadió. Fueron muy importantes los cambios que hicimos en la alimentación y el entrenamiento. Por ejemplo, como mi fuerza no es la misma que a los 25, bajé dos kilos para que rindiera mejor la que tengo hoy. Por suerte dejé atrás dolores, me curé de lesiones y en Lima empecé a sentirme cada día mejor. Sentí que era posible. Y el día de la competencia estuve muy bien, con confianza y con mi habitual frialdad para competir”, subrayó.

 Por otro lado, habló sobre su familia, que quedó en el centro de la escena cuando tras el bronce en Lima le propuso casamiento a su pareja. “Me gusta cuidar a mi familia, criar a mis dos hijos, hacerles conocer el deporte y llevarlos a entrenar. También me gusta enseñar mi deporte”, sostuvo el gimnasta.

“Tengo tres academias y soy el coach de Julián Jato, nuestra mayor promesa en gimnasia”, reconoció. “Además, ya de más grande, descubrí la sensación de plenitud al ayudar al otro y tengo la suerte de tener una empresa que me ayuda a sentirme mejor ciudadano”, sostuvo el referente de la gimnasia argentina.

Por último, se refirió al trabajo social que hace junto a otros deportistas. “Hoy tengo otra conciencia social. Sé claramente lo que es no tener nada o directamente no tener oportunidades. El ayudar al prójimo se me ha hecho carne. Además, al haberme transformado en un referente deportivo siento que también debo respaldarlo con buenas acciones y dejando una huella que perdure en la sociedad. Hoy, cuando lo hago, lo siento como ganar otra medalla. Me llena el alma poder ir y generar un cambio real en el día a día de la gente”, cerró Molinari.