“Yo no soy buena para trabajar. Como siempre me dieron la comida en la boca, no sé luchar el mango”

Xipolitakis confesó sus problemas económicos y destrozó a su ex.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2020/01/15/yo-no-soy-buena-para-trabajar-como-siempre-me-dieron-la-comida-en-la-boca-no-se-luchar-el-mango/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-15T15:01:38-03:00">enero 15, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-15T15:09:18-03:00">enero 15, 2020</time></a>

Verónica Lozano tiene uno de los programas más vistos de la televisión argentina y, fiel a su estilo, suele tirar preguntas demoledoras que dejan a sus invitados sin saber que responder, por supuesto, la diva lo hace siempre con una inmensa sonrisa en el rostro que ayuda a que la consulta no suene tan fuerte y que permite mantener el tono relajado incluso en situaciones que, para otros conductores, serían muy complejos.

Ahora, la diva de Telefe llevó a su programa a Vicky Xipolitakis y la joven la dejó en medio de una polémica impensada porque reconoció algo que poca gente diría, al menos de manera tan frontal, ante las cámaras de televisión: “Lo que pasa es que yo no soy buena para trabajar. Como siempre me dieron la comida en la boca, no sé salir a luchar el mango. Ese es mi gran problema, yo me lo puse a analizar”.

Entonces Lozano, desde su rol de psicóloga, le dijo que asumir ese defecto “ya es un montón” y que, tal vez, su problema es que se pone “muy enérgica de golpe”. La griega respondió con “A mí me gusta que las cosas fluyan”. Y reconoció que sacó una nueva línea de lápiz labiales y quiere venderlos “todos de una”. Recordemos que, días atrás, la modelo y vedette le hizo un fuerte reclamo al padre de su hijo.

“Este es el futuro de Salvador. El padre trata de no pasarle nada. 25 mil pesos mensuales para el estilo de vida que lleva Salvador no son absolutamente nada. Mi papá se está haciendo cargo de todo. Lo único que quiero es que se haga justicia. Él no quiere pagar nada. Por sus caballos paga más de 20 mil dólares y al nene no quiere pagarle 20 mil. Es una vergüenza”, declaró la rubia.

Y luego volvió a apuntar contra su ex: “El último día que me fui le dije que no me iba a faltar el respeto nunca más. Me quedaba por Salvador porque es muy chiquito. Y me terminé yendo porque mi hijo no podía seguir viviendo así. Yo no estoy pidiendo locuras, no soy una tirada. Si me quiere pasar esa miseria, que es una burla, entonces que no me dé nada y que se siga haciendo cargo mi papá”.