¿Por qué la Trump Tower es la joya inmobiliaria “menos popular”?

Se trata de uno de los inmuebles más caros de Manhattan.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/15/por-que-la-trump-tower-es-la-joya-inmobiliaria-menos-popular/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-15T07:19:46-03:00">mayo 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-15T07:48:45-03:00">mayo 15, 2019</time></a>

Antes que nada, vale decir que hablamos de uno de los inmuebles más caro de los Estados Unidos. Se trata de la Trump Tower, sobre la mítica Quinta Avenida de Nueva York, que solía ser la joya del imperio inmobiliario de Donald Trump, pero ahora se convirtió en una de las propiedades de lujo menos populares de Manhattan.

¿Cómo ocurrió esto? Desde que el magnate es el presidente del país el rascacielos se transformó en una fortaleza por temas vinculados a la seguridad, así en los últimos dos años aquellos propietarios que intentaron vender su unidad, prácticamente pasaron por una misión imposible e incluso tuvieron que ceder con una pérdida superior al 20 por ciento.

Además, en todo Manhattan, según la firma PropertyShark, apenas el 0,23 por ciento de los inmuebles en los últimos 24 meses se vendió a pérdida. El resto, todo a ganancias como suele ocurrir en la compra venta de inmuebles no sólo en la capital financiera del planeta sino en cualquier capital mundial.

Estadísticamente, la tasa de ocupación de la Trump Tower viene retrocediendo ininterrumpidamente en los últimos siete años, cayendo del 99% al 83%, con una tasa de no ocupación que casi duplica el promedio de Manhattan. Como ejemplo, Michael Sklar vendió el departamento de sus padres en el piso 57 por 1,83 millones de dólares el pasado octubre, tras gastar 400.000 dólares para reestructurar la propiedad.

Su familia, en cambio, lo había comprado por 1,4 millones en 2004 (equivalentes a 1,84 millones con la adecuación por inflación). “Nadie quiere estar aquí en el edificio”, dijo Sklar, al agregar que tras la elección de Trump vivir allí se transformó en un problema.

Boicot gastronómico

Una mala decisión lleva a una peor consecuencia. Eso deben estar pensando en un restaurante de California, Estados Unidos, que publicó en las redes sociales la foto de uno de los platos que allí preparan con una serie de insultos a Donald Trump, lo que inmediatamente generó una reacción en cadena de los defensores del presidente que exigieron llevar a cabo un boicot contra el local de comidas.

Se trata de Industrial Eats, un restaurante en Buellton, California, que subió a sus redes sociales la foto del plato “cochinillo con frijoles refritos y arroz mexicano” junto con varios hashtag que, entre otros, aparecían #fucking Trump, #grandroomdinners, #suckilingpig y #chileverde.

A los pocos minutos, una gran cantidad de usuarios de las redes sociales consideraron que el hashtag contra el mandatario fue una muy mala decisión para el establecimiento que, si bien hizo todo lo posible para borrar lo hecho al instante, ya era tarde: el mensaje se había replicado en todo Facebook, Instagram y Twitter. No sólo los seguidores de Trump se disgustaron, porque muchos clientes del establecimiento aseguraron no volver nunca más al local.