Periodista de The Intercept manifestó que Sergio Moro amenaza a la prensa libre

Imagen tomada de redes sociales

El ministro de Justicia decidió separarse unos días del poder.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/12/periodista-de-the-intercept-manifesto-que-sergio-moro-amenaza-a-la-prensa-libre/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T23:27:00-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T23:41:59-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Los partidarios del presidente Jair Bolsonario le exigen revelar sus fuentes. El periodista Glenn Greenwald, del sitio web The Intercept en su versión para Brasil, se niega a hacerlo y además acusó este jueves al ministro de Justicia. Sergio Moro. Está seguro que las filtraciones donde se da a entender que el exjuez no fue imparcial en el caso Lava-Jato son fidedignas.

Moro condenó al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva a más de ocho años de cárcel. Y el mes pasado, The Intercept divulgó audios sobre las supuestas directrices que dictó el ahora ministro de Justicia al procurador Deltan Dallagnol, cuando fungía como juez en la megacausa de corrupción en Brasil. “Él está tratando de crear un clima que amenaza la prensa libre”, aseguró Greenwald frente a la Cámara de Senadores.

El estadounidense dijo que leyó la Constitución Política de Brasil y afirmó que la revelación de material y fuentes a un periodista o comunicador es un derecho que el profesional se puede reservar. Dijo confiar en las instituciones brasileñas para aplicar y proteger esos derechos. Las investigaciones del sitio web The Intercept muestran que “Moro no solo estaba colaborando con los fiscales, sino que estaba al mando del grupo de trabajo de Lava Jato”, aseveró Greenwald .

Además de ese portal de noticias, el diario Folha de Sao Paulo y la revista Veja publicaron más material que compromete a Moro. Sin embargo, el ministro exigió a Greenwald que entregara a las autoridades sus fuentes y pruebas a forma de evidencia. El funcionario afirmó que solo así puede corroborar su autenticidad. “No revelaremos y nunca entregaremos nuestro material periodístico a la policía o los tribunales”, afincó.

Y destacó ante los senadores que la revelación de las fuentes solo se exige en países autoritarios y tiranías, no en democracias. Moro está actualmente siendo investigado por las revelaciones de The Intercept. Pidió una licencia de cinco días entre el 15 y el 19 de julio. Los mensajes que se intercambiaron en la red Telegram, publicados el 9 de junio, parecen una bola de nieve.

Moro compareció en la Cámara de Diputados y el Senado días atrás. Se defendió asegurando que las filtraciones están manipuladas por un grupo criminal que pretende revertir los éxitos en la lucha contra la corrupción política. La oposición lo acusa de condenar a Lula da Silva desde la parcialidad. El Supremo Tribunal de Justicia retomará en agosto el análisis de una demanda de los abogados del exmandatario para procurar su libertad.

La investigación de la consultora Datafolha publicada el 6 de julio pasado reveló que el 63% de los encuestados está al tanto de los diálogos atribuidos por The Intercept al ministro de Justicia con los fiscales de Lava Jato. El 58% dijo que la conducta del funcionario fue inadecuada, pero el 31% estuvo de acuerdo y el 11% decidió no opinar. Pero el 54% respaldó la permanencia de Moro en la posición ministerial, mientras que el 38% creía que el exjuez debe dejar el cargo. 54% consideró justa la condena a Lula da Silva.