Kim Jong-un supervisó el disparo de una “nueva arma”

El régimen norcoreano hizo cinco "pruebas" en dos semanas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/10/kim-jong-un-superviso-el-disparo-de-una-nueva-arma/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-10T22:31:04-03:00">agosto 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-11T01:29:59-03:00">agosto 11, 2019</time></a>

El dirigente Kim Jong-un supervisó personalmente el último disparo de misiles. “Es el tiro de ensayo de una nueva arma”, anunció la agencia de prensa oficial KCNA el domingo en Corea del Norte. La información especificó la naturaleza del arma probada en el disparo del sábado, pero un segundo comunicado del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores lo definió como una “prueba para desarrollar armas convencionales”, notificó la AFP.

Corea del Norte presenta estos disparos de misiles -los del sábado fueron los quintos en dos semanas- como una protesta contra los ensayos militares anuales que realizan Estados Unidos y Corea del Sur, actualmente en curso. Pyongyang denunció en repetidas ocasiones. Kim se sentó en el puesto de observación y guió el disparo de prueba, afirmó la agencia KCNA. El dirigente habría dado cuenta de su “gran satisfacción” con el resultado.

Corea del Norte disparó el sábado al amanecer -según funcionarios de Defensa de Seúl- dos misiles balísticos de corto alcance desde la ciudad de Hamhung (noreste), que volaron 400 kilómetros antes de caer en el mar de Japón. “El análisis detallado del resultado del disparo de prueba demostró que se cumplió con las ventajosas y poderosas exigencias del diseño del nuevo sistema armamentístico”, señaló KCNA.

En el otro comunicado del ministerio de Exteriores difundido por KCNA, Pyongyang decía que Seúl había “representado de forma desafiante un agresivo entrenamiento militar”. Un futuro diálogo “se mantendrá estrictamente entre la RPDC y Estados Unidos, no entre el Norte y el Sur”, aseguraba, utilizando el acrónimo del nombre oficial de Corea del Norte.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el viernes que estaba de acuerdo con la oposición de Kim a los ensayos militares conjuntos con Corea del Sur -más por motivos financieros que militares- y aseguró que los disparos de misiles no eran importantes. El reublicano utilizó sus redes sociales para asegurar que, más allá de la polémica y urgencia desatada por las recientes pruebas balísticas de Norcorea, el líder norcoreano le ofreció una “pequeña disculpa” en una carta enviada en los últimos días.

Trump dijo que el dictador estaría interesado en volver a reunirse con él. “En una carta enviada por Kim Jong-un, él dijo, amablemente, que le gustaría encontrarse y comenzar las negociaciones en cuanto finalicen los ejercicios entre Estados Unidos y Corea del Sur. Fue una carta larga, sobretodo con quejas sobre las ridículos y caros ejercicios (militares)”, escribió el mandatario desde su cuenta Twitter.

“Fue también una pequeña disculpa por poner a prueba los misiles de corto alcance y que estas pruebas acabarían cuando finalicen los ejercicios. ¡Espero encontrarme con Kim Jong-un en un futuro no tan distante! Una Corea del Norte libre de energía nuclear es la clave para uno de los más exitosos países del mundo”, agregó Trump en esa red social.