Acusan a Justin Trudeau de conflicto de intereses a poco tiempo de las elecciones

Por ahora debe pagar una multa de 500 dólares canadienses.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/15/acusan-a-justin-trudeau-de-conflicto-de-intereses-a-poco-tiempo-de-las-elecciones/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-15T08:40:20-03:00">agosto 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-15T08:57:28-03:00">agosto 15, 2019</time></a>

El comisionado de ética canadiense concluyó que efectivamente Justin Trudeau había intentado intervenir en una decisión de la fiscalía. Según el informe recientemente publicado por Mario Dion, el primer ministro y sus subordinados habrían buscado disuadir a un grupo de fiscales federales para favorecer a la compañía SNC-Lavalin Group ante un posible juicio por corrupción. 

“Como dije, asumo toda la responsabilidad. La responsabilidad es del primer ministro. Siento profundamente lo que pasó el año pasado, pues no debería haber ocurrido. Al mismo tiempo, tenemos un sistema en el que tenemos que hacer mejoras”, expresó Trudeau este miércoles. Según Dion, los intentos de Trudeau de influenciar a quien era la fiscal general y ministra de justicia, Jody Wilson-Raybould, fueron contrarios al principio constitucional de independencia.

Todo comenzó cuando Wilson-Raybould renunció a su cargo, luego de haber sido transferida de la cartera de Justicia a la de Veteranos. Tiempo después se retiró la ministra del Tesoro Jane Philpott por haber perdido “confianza en el gobierno”. Entonces las investigaciones en torno al papel del primer ministro en el asunto iniciaron. La ex- fiscal Wilson-Raybould acusó al primer ministro y sus colaboradores de ejercer presión durante meses para que ofreciese un acuerdo que salvara de un juicio seguro a la que era la mayor empresa constructora del país, SNC-Lavalin.

La compañía con sede en Quebec que había sido el principal bastión de votos para los liberales de Trudeau. SNC-Lavalin ya estaba involucrada en un caso de corrupción. Había sido acusada de pagar unos supuestos sobornos para asegurar contratos en Libia. Entre las acusaciones se decía que antiguos trabajadores de la compañía habían pagado sobornos por más de 32 millones de euros para obtener contratos durante el gobierno de Muammar Gaddafi.

El escándalo que fue revelado en febrero y que provocó la dimisión de dos ministras, se ha convertido en la mayor crisis política del Gobierno de Trudeau. Los expertos aseguran que podría ser un problema para su reelección en las elecciones de octubre, pues actualmente liberales y conservadores van iguales en las encuestas.

Por ahora el primer ministro debe pagar una multa de hasta 500 dólares canadienses por infringir el acta de conflicto de intereses del país. Aunque Trudeau acepta haber cometido fallas éticas, aún rechaza firmemente las acusaciones de que habría intentado defender a la empresa de un posible juicio manipulando a la ministra de justicia, Jody Wilson-Raybould.

Además este miércoles el mandatario expuso sus razones: “lo que hicimos en el último año no estuvo bien. Pero al mismo tiempo no puedo pedir disculpas por defender los trabajos canadienses”. La compañía de servicios de ingeniería, adquisición y construcción tiene más de 9.000 empleados en Canadá y cerca de 50.000 en todo el mundo.