Controvertido avance científico: Japón autorizó el desarrollo de órganos humanos en animales

Consiste en implantar células madre humanas, conocidas como "iPS".
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/08/02/controvertido-avance-cientifico-japon-autorizo-el-desarrollo-de-organos-humanos-en-animales/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-02T06:48:37-03:00">agosto 2, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-02T06:48:38-03:00">agosto 2, 2019</time></a>

Un grupo de científicos de Japón buscarán desarrollar órganos humanos en el interior de los animales, luego de recibir la autorización del Gobierno del país asiático. Esta controvertida rama de la investigación científica, que por primera vez autorizará este tipo de ensayos, se trata de implantar células madre humanas, conocidas como “iPS”, en embriones animales modificados.

Las “iPS” son capaces de desarrollar cualquier tipo de célula de acuerdo con la parte del cuerpo en la que sean implantadas y de esa manera colaborarán con la creación de un órgano en particular. Este avance pionero es por ahora el primer paso de un largo trayecto que permitiría la “fabricación” dentro del organismo de los animales de órganos humanos destinados ser trasplantados, por los menos eso desean los científicos.

Hallazgo científico: ¿se viene una nueva generación de antibióticos?

Un grupo de investigadores de Francia creo hace unos días nuevas moléculas eficaces para eliminar las bacterias resistentes a los tratamientos existentes y no desarrollarían nuevas resistencias, lo que abre un horizonte de “candidatos prometedores al desarrollo de nuevos antibióticos“. “Sus resultados en los roedores tendrán que ser todavía confirmados en pruebas clínicas en seres humanos“, explicaron los equipos de bioquímicos y químicos del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica francés (Inserm) y de la Universidad de Rennes.

“Nos dimos cuenta de que una toxina fabricada por los estafilococos dorados, cuyo papel era facilitar la infección, era también capaz de matar a otras bacterias presentes en nuestro organismo. Se modificó entonces esta molécula para suprimir su toxicidad para el organismo, conservando al mismo tiempo sus propiedades antibacterianas”, detalló Brice Felden, principal autor de la investigación.

“De la veintena de moléculas creadas, dos resultaron eficaces para tratar a ratones infectados con cepas resistentes de Estafilococo dorado y de Pseudomonas aeruginosa, bacteria que causa infecciones nosocomiales (adquiridas durante una hospitalización). La actividad antibacteriana de estos compuestos se debe en parte a su capacidad de provocar una permeabilidad de la membrana de las bacterias infecciosas, lo que conlleva su muerte”, continuó.

“No se ha observado ninguna toxicidad en las otras células ni órganos, ya sea en el animal o en células humanas. Además, las bacterias en contacto con estos antibióticos no desarrollaron ninguna resistencia a estas nuevas moléculas, incluso cuando se crearon condiciones favorables al desarrollo de estas resistencias”, afirmaron los expertos en un artículo publicado en la revista estadounidense Plos Biology.

“La prudencia sigue imponiéndose en este punto ya que la experiencia fue realizada en plazos cortos, hasta 15 días. Creemos que estas nuevas moléculas representan candidatos al desarrollo de nuevos antibióticos, que pueden aportar tratamientos alternativos a la resistencia de los antimicrobianos“, advirtieron los profesionales de este informe precursor en la medicina.