Con 200 años de antigüedad, ¿desaparece el estetoscopio?

El instrumento médico creado por un francés podría quedar en el olvido.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/10/24/con-200-anos-de-antiguedad-desaparece-el-estetoscopio/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-24T07:09:45-03:00">octubre 24, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-24T07:09:46-03:00">octubre 24, 2019</time></a>

Si hay algo que identifica al médico además del ambo blanco, eso es el estetoscopio. Casi que no debe haber humano en el planeta que no haya visto uno. Pero dos siglos después de su invención, el estetoscopio médico está seriamente amenazado por la tecnología del ultrasonido, la inteligencia artificial y hasta las aplicaciones de los teléfonos inteligentes que lo podrían correr de su función habitual.

Muchos de los nuevos instrumentos tecnológicos pueden reproducir imágenes del corazón latiendo o crear gráficos de un electrocardiograma. El estetoscopio fue inventado en Francia en 1816 por el médico René Laënnec que, ante la vergüenza de tener que acercar su oído al pecho de las pacientes, decidió inventar un dispositivo que pasaría a la historia por su uso en la medicina.

Ahora, el doctor Eric Topol -cardiólogo de renombre mundial- considera que el estetoscopio ya es obsoleto: “Estuvo bien durante 200 años pero tenemos que ir más allá de eso. Podemos hacerlo mejor”. Este instrumento es literalmente un símbolo de la medicina mundial pero en los últimos años la tecnología logró reducir los escáneres de ultrasonido a dispositivos que se parecen a los controles remotos de televisión.

Pero hay más, porque “también fueron creados estetoscopios digitales que se pueden combinar con teléfonos inteligentes para crear imágenes en movimiento y lecturas específicas”. Para los profesionales de esta nueva era, no hay motivo para no seguir el rumbo de la tecnología: “No hay razón para escuchar cuando puedes ver todo”, aseguró Topol, quien destacó que muchos doctores se deslumbran al utilizar los nuevos dispositivos.

Un ejemplo de ello es el dispositivo Butterfly, que en una de su nueva actualización incluirá inteligencia artificial para ayudar a los usuarios a posicionar la sonda e interpretar las imágenes.
Hace cinco años, el doctor Paul Wallach creó un programa similar en el Medical College of Georgia donde predijo que en la próxima década, los dispositivos de ultrasonido de mano serán parte de una rutina física.